+34 91 005 20 23    info@financiacionempresarial.es

Más ‘ladrillo’ para la banca

Más ‘ladrillo’ para la banca

Posted by
| Comentarios desactivados en Más ‘ladrillo’ para la banca

El volumen de activos inmobiliarios nuevos adjudicados a los bancos creció en 4.562 millones de euros en 2015

Las entidades aprovechan la mejora del mercado para liquidar grandes carteras

Demasiados bancos para un mercado que no los sostiene

La banca sigue pagando caros los excesos de riesgo que asumió al financiar de manera prácticamente indiscriminada operaciones inmobiliarias. Ocho años después del estallido de la burbuja, la morosidad crediticia y el volumen de créditos dudosos caen sin excepción entre los 12 principales bancos.

Sin embargo, frente a la limpieza de balances no cesa la oleada de suelos, edificios, pisos y oficinas que las entidades se ven obligadas a asumir. Al cierre de 2015, los bancos absorbieron 4.562 millones de euros más de activos nuevos adjudicados, lo que situó en 77.250 millones de euros el volumen total de esta partida tóxica que les obliga a tomar medidas preventivas y dificultan la recuperación de su negocio ordinario, según un informe elaborado por el servicio de estudios de Bankia.

Al rescate de un sector en aprietos puede llegar precisamente el que hoy es uno de sus grandes problemas. La recuperación desde 2015 de precios y ventas del mercado que representa el principal lastre de los balances de los bancos es un alivio para el sector porque permite incrementar el volumen de ventas de adjudicados y hacerlo a precios más cercanos a los valores netos de los activos (que descuentan el valor contable de las provisiones realizadas). Esta circunstancia hará que los bancos traten de colocar en el mercado durante los próximos meses importantes carteras de activos. La lista de entidades que sondean con descuentos el mercado mayorista en busca de compradores de activos incorpora ya desde este año a BBVA, Sabadell, Bankia, Popular… Incluso Sareb, el que se denominó banco malo a raíz del traspaso de activos tóxicos del resto de entidades, anunció a principios de año que aceleraría la venta de los suelos traspasados y de viviendas en el canal minorista.

De entre los principales grupos españoles que han sobrevivido a la ola de concentraciones desde 2010, BBVA es el que, al cierre de 2015 presentaba un mayor volumen de activos adjudicados, con 16.138 millones de euros. Son cifras que, como en el caso de Santander, se refieren al ladrillo que deben asumir en España y, en el caso del grupo presidido por Francisco González, se explica por la absorción a finales del año pasado de Catalunya Banc.

La antigua suma de las cajas Catalunya, Tarragona y Manresa había ya vendido en abril al fondo de inversión Blackstone su cartera de hipotecas más problemática, con un valor nominal de 6.000 millones de euros, por 4.123 millones de euros. Aún así, BBVA es, con mucha diferencia, el grupo que ha debido encajar un mayor volumen de adjudicados en 2015: 2.385 millones de euros fundamentalmente en suelo, un 45% más que el segundo de la lista, CaixaBank, que absorbió 1.634 millones de euros.

Con todo, teniendo en cuenta la recuperación del mercado inmobiliario y el interés de los inversores, BBVA considera que su exposición al ladrillo tóxico es eliminable en el plazo de tres años, tal y como aseguró el consejero delegado del grupo, Carlos Torres, el pasado mes de febrero. De esta manera, el proceso de digestión de los activos estaría entrando en su fase final tras un 2015 en el que la entidad vendió unos 21.080 activos adjudicados, un 9% menos que un año antes, pero con un aumento significativo de la rentabilidad que se tradujo en casi 120 millones de plusvalías, frente a los escasos 17 millones de un año antes.

En el lado contrario se sitúan entidades que ya en 2015 realizaron ventas de activos a fondos de inversión que los compran con fuertes descuentos. Así, Kutxabank es la entidad que ha imprimido más velocidad a la liquidación de sus activos. El año pasado dio el gran salto al reducir el volumen de adjudicados en 1.503 millones de euros. Entre los grandes hitos, el banco integrado por las antiguas cajas vascas llegó a un acuerdo con el fondo Lone Star para traspasar por 930 millones de euros la mitad de su cartera inmobiliaria localizada en la filial Neinor y otorgar un contrato de gestión para la mitad restante.

Bankia, por su parte, fue la segunda entidad que más redujo los activos adjudicados aunque a una gran distancia de Kutxabank, con 352 millones de euros. El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri fue uno de los más decididos en la eliminación de ladrillo en forma de préstamos y carteras de créditos de su balance con distintas operaciones. También trató el año pasado de colocar otra agrupación de activos valorada en 4.600 millones de euros, si bien acabó aplazándola a este año.

Con la gran actividad comercializadora desplegada en la liquidación de activos inmobiliarios, los bancos tratan de demostrar que su exposición al que sigue siendo su mayor riesgo financiero queda bajo control o, al menos, con un desenlace a la vista. A lo largo de 2015, el ratio de morosidad ampliada -incluye los activos de crédito dudosos y los adjudicados en relación con crédito a la clientela- de los principales bancos españoles comenzó el año liderado por Banco Popular, con una exposición del 27,2% seguido de BMN, primer candidato a ser absorbido en la nueva ronda de consolidación a la que apunta el sector, y Sabadell con un 16,97%. La ampliación de capital de 2.500 millones de euros que tiene en marcha Popular servirá para mejorar el ratio de cobertura que ofrecía en enero frente a este riesgo y elevar así su nivel.

G. Gonzalez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies